Octubre 2001

El PO y su “IV In­ter­na­cio­nal (re­fun­da­ción)” fren­te a la re­vo­lu­ción pa­les­ti­na
La “iz­quier­da” de los Acuer­dos de Os­lo
a los pies del “plan Clin­ton”

Fren­te a la re­vo­lu­ción pa­les­ti­na el PO de Ar­gen­ti­na –y tam­bién su re­me­do de In­ter­na­cio­nal dos y me­dia bau­ti­za­do pom­po­sa­men­te co­mo “IV In­ter­na­cio­nal (re­fun­da­ción)” vie­ne ca­pi­tu­lan­do es­can­da­lo­sa­men­te al sio­nis­mo. En no­viem­bre pu­bli­ca­ron una ver­gon­zo­sa de­cla­ra­ción que no plan­tea la lu­cha por la des­truc­ción del Es­ta­do de Is­rael, ni por el triun­fo de la in­su­rrec­ción pa­les­ti­na, don­de se ava­la el mi­to sio­nis­ta de la exis­ten­cia de una “na­ción ju­día” y se le­van­ta una po­lí­ti­ca de re­for­ma del Es­ta­do sio­nis­ta-fas­cis­ta. Hoy el PO, en Pren­sa Obre­ra N° 693, in­ten­ta en­cu­brir es­ta ca­pi­tu­la­ción po­le­mi­zan­do con el sio­nis­ta mi­li­tan­te Her­man Schi­ller -del Mo­vi­mien­to Ju­dío por los De­re­chos Hu­ma­nos, in­te­gran­te, jun­to con el sta­li­nis­mo y el MST, de Iz­quier­da Uni­da-, pa­ra ter­mi­nar le­van­tan­do... el pro­gra­ma “de paz” de Clin­ton. Vea­mos.

El PO lu­cha... ¡por la “li­ber­tad”
de la su­pues­ta “na­ción ju­día”!

El PO em­pie­za por rea­fir­mar que sos­tie­ne el mi­to sio­nis­ta de la exis­ten­cia de una “na­ción ju­día”, ra­ti­fi­can­do su to­tal rup­tu­ra con la po­si­ción mar­xis­ta so­bre la cues­tión ju­día. En pri­mer lu­gar, por­que no cues­tio­na el de­re­cho de exis­ten­cia del Es­ta­do fas­cis­ta-sio­nis­ta de Is­rael, no lo de­nun­cia co­mo lo que es, una crea­ción ar­ti­fi­cial del im­pe­ria­lis­mo y la bur­gue­sía sio­nis­ta, un en­cla­ve im­pe­ria­lis­ta im­pues­to a san­gre y fue­go me­dian­te la ocu­pa­ción de Pa­les­ti­na y la ex­pul­sión de sus le­gí­ti­mos ha­bi­tan­tes. Pa­ra el PO, el pro­ble­ma no es la exis­ten­cia del Es­ta­do de Is­rael si­no su ca­rác­ter de “na­ción opre­so­ra” con­tra la na­ción pa­les­ti­na opri­mi­da. Así, di­ce, in­ten­tan­do con­tes­tar la afir­ma­ción de Schi­ller de que no ha­bría “na­cio­na­li­da­des bue­nas y na­cio­na­li­da­des ma­las”: “Es­to sig­ni­fi­ca que po­ne un sig­no igual en­tre la li­ber­tad na­cio­nal ju­día y el sio­nis­mo, o sea que la li­ber­tad na­cio­nal ju­día sig­ni­fi­ca la opre­sión pa­les­ti­na”. El PO par­te en­ton­ces por re­co­no­cer que la su­pues­ta “na­ción ju­día” ten­dría de­re­cho a su pro­pia “li­ber­tad na­cio­nal” –es de­cir, a la exis­ten­cia co­mo na­ción in­de­pen­dien­te, con su pro­pio es­ta­do-, y to­do el pro­ble­ma se­ría el sio­nis­mo, que le ha im­pues­to a esa “li­ber­tad na­cio­nal” un ca­rác­ter opre­sor so­bre el pue­blo pa­les­ti­no.
“... el pue­blo ju­dío no go­za de ver­da­de­ra li­ber­tad por­que es­tá ace­cha­do por el odio de los pue­blos que opri­me. Pa­ra re­con­quis­tar la li­ber­tad, el pue­blo ju­dío de­be­rá aca­bar con el sio­nis­mo, pe­ro tam­po­co po­drá rea­li­zar es­to sin una alian­za efec­ti­va con los pue­blos opri­mi­dos por el sio­nis­mo”. La gran preo­cu­pa­ción del PO, mien­tras los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo pa­les­ti­no es­tán pro­ta­go­ni­zan­do una re­vo­lu­ción con­tra el Es­ta­do sio­nis­ta-fas­cis­ta de Is­rael, por echar al in­va­sor de sus tie­rras usur­pa­das y con­quis­tar su in­de­pen­den­cia, mien­tras to­dos los días si­guen ca­yen­do los obre­ros y jó­ve­nes pa­les­ti­nos ba­jo las ba­las del ejér­ci­to sio­nis­ta ge­no­ci­da, es... có­mo la su­pues­ta “na­ción ju­día” re­con­quis­ta “su li­ber­tad”. ¡El PO nos quie­re ha­cer creer que es­ta­mos en un con­flic­to en­tre dos na­cio­nes, una opre­so­ra y una opri­mi­da, cuan­do, por el con­tra­rio, lo que hay es una so­la na­ción, la pa­les­ti­na, que lu­cha por con­quis­tar su in­de­pen­den­cia con­tra un en­cla­ve co­lo­nial del im­pe­ria­lis­mo, un ejér­ci­to de ocu­pa­ción in­va­sor, crea­do ar­ti­fi­cial­men­te ba­jo la co­ber­tu­ra del mi­to de la exis­ten­cia de una su­pues­ta “na­ción ju­día” que ten­dría de­re­cho a un es­ta­do pro­pio!

El PO lu­cha... ¡por la re­for­ma del
Es­ta­do sio­nis­ta-fas­cis­ta de Is­rael!

El pro­gra­ma que plan­tea el PO no es el de la des­truc­ción del Es­ta­do de Is­rael, cues­tión que só­lo pue­de ser lo­gra­da me­dian­te el triun­fo de la in­su­rrec­ción. Por el con­tra­rio, di­ce: “Cual­quier vic­to­ria o avan­ce del pue­blo pa­les­ti­no (...) só­lo se­rá un mo­men­to o as­pec­to de una lu­cha que no pue­de lle­gar a su fin sin una reor­ga­ni­za­ción so­cial y na­cio­nal que ten­ga por ba­se el fin del Es­ta­do sio­nis­ta”. Pe­ro “reor­ga­ni­za­ción na­cio­nal y so­cial” sin triun­fo de la in­su­rrec­ción pa­les­ti­na, sin des­truc­ción del es­ta­do de Is­rael por par­te de las ma­sas in­su­rrec­tas au­toor­ga­ni­za­das y ar­ma­das que im­pon­ga un es­ta­do pa­les­ti­no lai­co, de­mo­crá­ti­co y no ra­cis­ta, ba­jo un go­bier­no obre­ro y cam­pe­si­no de las ma­sas pa­les­ti­nas in­su­rrec­tas, no sig­ni­fi­ca otra co­sa que... una po­lí­ti­ca de re­for­ma pa­cí­fi­ca del Es­ta­do de Is­rael, pa­ra qui­tar­le su ca­rác­ter “sio­nis­ta”, “opre­sor”, es de­cir, trans­for­mar­lo en un es­ta­do “de­mo­crá­ti­co” don­de los pa­les­ti­nos sean to­dos “ciu­da­da­nos is­rae­líes” con igua­les de­re­chos que los ju­díos.
Pa­ra in­ten­tar jus­ti­fi­car es­ta po­lí­ti­ca de re­for­ma pa­cí­fi­ca del es­ta­do sio­nis­ta de Is­rael, quie­ren ha­cer­nos creer que los he­roi­cos tra­ba­ja­do­res y el pue­blo pa­les­ti­no no lu­chan por des­truir ese es­ta­do: “Los re­cla­mos de la se­gun­da In­ti­fa­da no plan­tean la des­truc­ción del Es­ta­do sio­nis­ta; la re­la­ción de fuer­zas es muy des­fa­vo­ra­ble pa­ra avan­zar es­ta con­sig­na y la di­rec­ción po­lí­ti­ca del na­cio­na­lis­mo pe­que­ño­bur­gués o is­la­mis­ta es hos­til a es­te ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co, de­bi­do a que em­pal­ma con la re­vo­lu­ción so­cial”. El PO nie­ga, en pri­mer lu­gar, la lu­cha his­tó­ri­ca del pue­blo pa­les­ti­no que siem­pre ha te­ni­do el “ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co” de des­truir el Es­ta­do de Is­rael sin lo cual no pue­de con­quis­tar su in­de­pen­den­cia ni re­cu­pe­rar su tie­rra ocu­pa­da por el usur­pa­dor sio­nis­ta. La que ha aban­do­na­do esa lu­cha es la di­rec­ción na­cio­na­lis­ta bur­gue­sa pa­les­ti­na, con Ara­fat a la ca­be­za, y no las ma­sas que jus­ta­men­te hoy la es­tán lle­van­do ade­lan­te. ¡Son us­te­des, se­ño­res del PO, los que tie­nen que ex­pli­car por qué han re­nun­cia­do a es­te “ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co” cuan­do us­te­des mis­mos di­cen que pa­ra lo­grar­lo es ne­ce­sa­ria la “re­vo­lu­ción so­cial”! ¡Son us­te­des los que son “hos­ti­les” a la des­truc­ción del es­ta­do de Is­rael y a la “re­vo­lu­ción so­cial” triun­fan­te que se ne­ce­si­ta pa­ra lo­grar­lo!
En se­gun­do lu­gar, con su afir­ma­ción de que ha­bría una “re­la­ción de fuer­zas des­fa­vo­ra­ble”, el PO nie­ga la mis­ma re­vo­lu­ción pa­les­ti­na, que pre­ci­sa­men­te ha des­ca­la­bra­do y di­vi­di­do to­das las ins­ti­tu­cio­nes de po­der y me­ca­nis­mos de coer­ción im­pues­tos por el im­pe­ria­lis­mo, la bur­gue­sía sio­nis­ta y la pro­pia bur­gue­sía pa­les­ti­na, en­tre ellas el es­ta­do sio­nis­ta-fas­cis­ta de Is­rael, don­de las ma­sas se han ar­ma­do asal­tan­do las co­mi­sa­rías pa­les­ti­nas, es­ta­ble­cien­do de he­cho un do­ble po­der en los cam­pa­men­tos y ciu­da­des pa­les­ti­nas, lle­van­do ade­lan­te una ver­da­de­ra gue­rra ci­vil. Nie­ga que la in­su­rrec­ción pa­les­ti­na ha vuel­to a po­ner en pie la lu­cha an­tiim­pe­ria­lis­ta de las ma­sas opri­mi­das de Me­dio Orien­te en apo­yo a la re­vo­lu­ción pa­les­ti­na. ¡La “re­la­ción de fuer­zas” es fa­vo­ra­ble a las ma­sas, se­ño­res del PO, el pro­ble­ma son las di­rec­cio­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias que és­tas tie­nen a su fren­te, Ara­fat, Al Fa­tah, Ha­mas, Hiz­bo­llah, que es­tán allí pre­ci­sa­men­te pa­ra im­pe­dir el triun­fo de la re­vo­lu­ción pa­les­ti­na!

El PO adop­ta co­mo pro­gra­ma...
¡el “plan Clin­ton”!

El PO se nie­ga a lu­char por el triun­fo de la in­su­rrec­ción pa­les­ti­na, y por ello, adop­ta el pro­gra­ma... na­da más y na­da me­nos que de Clin­ton!!!:
“1- Re­ti­ro in­con­di­cio­nal de las fuer­zas de ocu­pa­ción mi­li­tar”. Pe­ro, ¿”re­ti­ro” de dón­de? ¡To­do el es­ta­do de Is­rael es una “fuer­za de ocu­pa­ción mi­li­tar”, se­ño­res del PO!!!
“2- des­man­te­la­mien­to de las co­lo­nias en la zo­na ocu­pa­da y Ga­za”. Pe­ro, ¡to­do el es­ta­do de Is­rael es un en­cla­ve co­lo­nial im­pe­ria­lis­ta!
“3- un Es­ta­do in­de­pen­dien­te”. ¿Un Es­ta­do pa­les­ti­no “in­de­pen­dien­te” al la­do de un Es­ta­do de Is­rael “in­de­pen­dien­te” pe­ro eso sí, no sio­nis­ta? ¡Es­ta no es más que la po­lí­ti­ca de “dos es­ta­dos” de Clin­ton, Ba­rak y Ara­fat y de la su­pues­ta “iz­quier­da” y los “pa­ci­fis­tas” sio­nis­tas!!!
“4- de­re­cho al re­tor­no...”. ¿De­re­cho al re­tor­no de los re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos a dón­de? ¿Al Es­ta­do pa­les­ti­no “in­de­pen­dien­te” en los cam­pos de con­cen­tra­ción de Ga­za y Cis­jor­da­nia, ro­dea­dos por el ejér­ci­to is­rae­lí ar­ma­do has­ta los dien­tes? ¡Esa es, se­ño­res del PO, la po­lí­ti­ca de Clin­ton y de los sio­nis­tas “de iz­quier­da” del Me­retz!
Des­pués de se­me­jan­tes afir­ma­cio­nes, ha­blar de “la pers­pec­ti­va de una Re­pú­bli­ca Pa­les­ti­na úni­ca, lai­ca, de­mo­crá­ti­ca y so­cia­lis­ta de ára­bes, ju­díos y cris­tia­nos”, no es más que una co­ber­tu­ra pa­ra tra­tar de ocul­tar la to­tal y com­ple­ta ca­pi­tu­la­ción del PO al plan Clin­ton y al sio­nis­mo, y to­do ello en nom­bre... ¡de la “IV In­ter­na­cio­nal re­fun­da­da”!
Lo que vuel­ve más es­can­da­lo­sa la ca­pi­tu­la­ción del PO y de su re­me­do de In­ter­na­cio­nal dos y me­dia, es que tie­nen un gru­po en el Es­ta­do de Is­rael, los “Mi­li­tan­tes por la IV In­ter­na­cio­nal”, que le­van­tan la mis­ma po­lí­ti­ca es­can­da­lo­sa, tal co­mo lo mues­tra el vo­lan­te de es­te gru­po que re­pro­du­ce Pren­sa Obre­ra N° 694: “Lan­za­mos un lla­ma­mien­to a to­dos los mi­li­tan­tes de­mo­crá­ti­cos, a crear un mo­vi­mien­to al­ter­na­ti­vo que re­pre­sen­te a los tra­ba­ja­do­res de la ciu­dad y el cam­po, tan­to ára­bes co­mo ju­díos, pa­ra plan­tear una lu­cha co­mún con­tra la opre­sión y la ex­plo­ta­ción, con­tra el ré­gi­men de Apart­heid exis­ten­te en el país y por una Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca y Lai­ca en to­do el te­rri­to­rio de la Pa­les­ti­na his­tó­ri­ca...” . El pro­gra­ma del PO y su re­me­do de In­ter­na­cio­nal dos y me­dia es pa­ra ser le­van­ta­do en Bue­nos Ai­res –a la me­di­da de la “sus­cep­ti­bi­li­dad” de la pe­que­ña­bur­gue­sía por­te­ña que vo­ta­rá en las elec­cio­nes de oc­tu­bre de 2001, o en Tel Aviv, pe­ro no en los cam­pa­men­tos de los obre­ros y el pue­blo pa­les­ti­no in­su­rrec­to. El lla­ma­mien­to de su gru­po en Is­rael, es pa­ra que lo fir­men “mi­li­tan­tes de­mo­crá­ti­cos” de la ca­la­ña... ¡del sio­nis­ta con­fe­so Her­man Schi­ller!
¡Fue­ra las ma­nos del PO y de su re­me­do de In­ter­na­cio­nal dos y me­dia del trots­kis­mo, que quie­ren po­ner las lim­pias ban­de­ras de la IV In­ter­na­cio­nal a los pies del sio­nis­mo, y por esa vía del im­pe­ria­lis­mo y del “plan Clin­ton”!