El PTS y el derecho a la autodeterminación: una política reaccionaria ante la revolución palestina

Reproducimos una polémica que ya en el año 2000 realizamos contra el PTS que, de forma vergonzosa, sigue levantando la consigna de “derecho a la autodeterminación de la nación palestina”, cuando esto para nada está en cuestión. Aquí lo único que resuelve la cuestión palestina es la destrucción del estado sionista-fascista de Israel y la expulsión, desde el río Jordán hasta el mar de sus tropas invasoras bajo el mando del imperialismo.

 

Octubre 2001

El PTS frente a la revolución palestina
De la política reaccionaria del “derecho a la autodeterminación”
a la “solidaridad” en general al estilo del MAS de los ´80

Fren­te al ini­cio de la re­vo­lu­ción pa­les­ti­na, el PTS co­men­zó por le­van­tar una po­si­ción que po­nía el eje en la “de­fen­sa del de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción del pue­blo pa­les­ti­no” que, co­mo ya ex­pli­cá­ra­mos en nues­tro pri­mer Lla­ma­mien­to pu­bli­ca­do en nues­tro BIOI N° 1 – Se­gun­da Epo­ca-, es una po­lí­ti­ca reac­cio­na­ria, pues­to que de­trás de ella no hay otra co­sa que el re­co­no­ci­mien­to de la exis­ten­cia de “dos na­cio­nes”, una “is­rae­lí opre­so­ra”, y una pa­les­ti­na opri­mi­da; es­to es, una for­ma de ava­lar “por iz­quier­da” los Acuer­dos de Os­lo. Mien­tras le­van­ta­ba es­ta po­lí­ti­ca reac­cio­na­ria, el PTS po­nía y sa­ca­ba de sus di­fe­ren­tes ar­tí­cu­los la con­sig­na de la lu­cha por la des­truc­ción del Es­ta­do de Is­rael, en fun­ción de las pre­sio­nes y de no he­rir la sus­cep­ti­bi­li­dad de la pe­que­ño­bur­gue­sía “de­mo­crá­ti­ca” de la Ca­pi­tal Fe­de­ral. Pa­ra en­cu­brir es­ta ca­pi­tu­la­ción, nos ha­bla­ba de una “Pa­les­ti­na Obre­ra y So­cia­lis­ta” en ge­ne­ral, aban­do­nan­do la lu­cha por lle­var has­ta el fi­nal el pro­gra­ma de­mo­crá­ti­co re­vo­lu­cio­na­rio de la des­truc­ción del Es­ta­do de Is­rael y por un Es­ta­do Pa­les­ti­no lai­co, de­mo­crá­ti­co y no ra­cis­ta, y sin plan­tear nin­gu­na con­sig­na de po­der, es de­cir, sin lu­char por un go­bier­no obre­ro y cam­pe­si­no de las ma­sas pa­les­ti­nas in­su­rrec­tas.
Hoy, a cua­tro me­ses del ini­cio de la re­vo­lu­ción pa­les­ti­na, se han rea­co­mo­da­do en re­la­ción a los as­pec­tos más es­can­da­lo­sa­men­te ca­pi­tu­la­do­res de sus po­si­cio­nes an­te­rio­res. Así, en LVO N° 76, del 5/01/0, di­cen: “Por­que de­fen­de­mos el de­re­cho (del pue­blo pa­les­ti­no) a su li­be­ra­ción, sos­te­ne­mos que es­to só­lo se­rá po­si­ble con la des­truc­ción del es­ta­do ra­cis­ta de Is­rael y la ex­pul­sión del im­pe­ria­lis­mo de la re­gión. La con­quis­ta de un es­ta­do don­de pue­dan con­vi­vir en paz ára­bes y ju­díos, só­lo se­rá efec­ti­va con un go­bier­no obre­ro y cam­pe­si­no en una Pa­les­ti­na Obre­ra y So­cia­lis­ta”. A pe­sar de es­te rea­co­mo­da­mien­to cir­cuns­tan­cial, que­da cla­ro que han aban­do­na­do el pro­gra­ma de­mo­crá­ti­co re­vo­lu­cio­na­rio que es el mo­tor de la lu­cha del pue­blo pa­les­ti­no, es de­cir, la des­truc­ción del Es­ta­do de Is­rael in­di­so­lu­ble­men­te li­ga­do a la lu­cha por im­po­ner un Es­ta­do Pa­les­ti­no lai­co, de­mo­crá­ti­co y no ra­cis­ta, que ja­más pue­den se­pa­rar­se.
Pe­ro, en un ar­tí­cu­lo de to­da una pá­gi­na, que no es si­no un re­fri­to de in­for­ma­ción ex­traí­da de los dia­rios bur­gue­ses so­bre las idas y ve­ni­das de las ne­go­cia­cio­nes en­tre Clin­ton, Ba­rak y Ara­fat, de lo que el PTS no ha­bla, lo que no di­ce, lo que no exis­te, es la re­vo­lu­ción que es­tán pro­ta­go­ni­zan­do los tra­ba­ja­do­res y las ma­sas pa­les­ti­nas. Es que el PTS si­gue sos­te­nien­do que es­ta­ría­mos an­te una sim­ple “re­vuel­ta”: ¡tan es así, que in­clu­so se re­fie­re a ella co­mo... un “im­por­tan­te con­flic­to”! Los tra­ba­ja­do­res y las ma­sas pa­les­ti­nas con su in­su­rrec­ción han he­cho vo­lar por los ai­res los acuer­dos de Os­lo y han des­ca­la­bra­do to­das las ins­ti­tu­cio­nes y me­ca­nis­mos de con­trol, si­guen con sus co­ti­dia­nos en­fren­ta­mien­tos con el ejér­ci­to is­rae­lí y los co­lo­nos que ya han ase­si­na­do a ca­si 400 obre­ros y jó­ve­nes; han di­vi­di­do a la bur­gue­sía sio­nis­ta, han di­vi­di­do a la po­li­cía pa­les­ti­na de Ara­fat, se han ar­ma­do ellas mis­mas y han es­ta­ble­ci­do un do­ble po­der de he­cho en sus cam­pa­men­tos y ciu­da­des, han eje­cu­ta­do a los co­la­bo­ra­cio­nis­tas: pe­ro pa­ra es­tos seu­doin­te­lec­tua­les que re­pi­ten los ges­tos de la iz­quier­da go­ri­la del puer­to de Bue­nos Ai­res y que mi­ran la rea­li­dad des­de los claus­tros de la uni­ver­si­dad bur­gue­sa, se tra­ta de una sim­ple “re­vuel­ta”, un “le­van­ta­mien­to”.
Y aún si tu­vie­ran ra­zón, si no se tra­ta­ra más que de un “le­van­ta­mien­to”: ¿no ha­bría que lu­char por que se trans­for­me en re­vo­lu­ción abier­ta? ¿No hay que lu­char por que se pon­gan en pie con­se­jos de obre­ros y cam­pe­si­nos, por el ar­ma­men­to ge­ne­ra­li­za­do, por las mi­li­cias obre­ras, por de­rro­tar a las di­rec­cio­nes na­cio­na­lis­tas bur­gue­sas de Ara­fat, Ha­mas, Hiz­bo­llah, etc., y por una di­rec­ción re­vo­lu­cio­na­ria pa­ra las ma­sas pa­les­ti­nas que pre­pa­re una in­su­rrec­ción y la to­ma del po­der? Por­que, si no es así, ¿nos quie­ren ex­pli­car có­mo se des­tru­ye al Es­ta­do de Is­rael, có­mo se im­po­ne un go­bier­no obre­ro y cam­pe­si­no, y esa “Pa­les­ti­na obre­ra y so­cia­lis­ta” de la que nos ha­blan?
De to­do es­to, el PTS no di­ce na­da: de­mues­tra así que su “pro­gra­ma” rea­jus­ta­do en­tre ga­llos y me­dia­no­che no es más que una le­ta­nía “so­cia­lis­ta” va­cía, y que su úni­ca y ver­da­de­ra po­lí­ti­ca fren­te a la gran­dio­sa re­vo­lu­ción pa­les­ti­na, es una cam­pa­ña de “so­li­da­ri­dad” en ge­ne­ral, al es­ti­lo de las que rea­li­za­ba el MAS de los ´80. Y no te­ne­mos du­das, de que, más tem­pra­no que tar­de, ve­re­mos a es­tos so­cial­de­mó­cra­tas pa­ci­fis­tas ter­mi­nar co­mo ter­mi­nó el MAS en los ´90 fren­te a la he­roi­ca lu­cha del pue­blo bos­nio mu­sul­mán por su in­de­pen­den­cia: or­ga­ni­zan­do “cam­pa­ñas de ayu­da obre­ra” con los “cas­cos azu­les” de la ONU, jun­tan­do ali­men­tos y me­di­ci­nas, es­ta vez pa­ra ese “atra­sa­do” pue­blo pa­les­ti­no y su “im­por­tan­te con­flic­to”!